Conversación 2: El piso

Una: - Pues mira, te explico: si os interesa el piso y queréis hacer una oferta para que baje el precio del alquiler, tendríais que entregar el mes de honorarios de agencia y toda vuestra documentación; ya sabes, sueldos, tipo de contrato... Ya con eso en mano nosotros le trasladamos vuestro interés al propietario y él... Leer más →

Quedarse en casa

"Las cosas que te atraen de una persona son muchas veces las mismas que acaban alejándote de ella". La frase me la recuerda un amigo de vez en cuando y al parecer se la solté un día cualquiera, así que en un doble mortal de yoísmo, hoy me cito a mí misma porque esas palabras también... Leer más →

Cuatro palabras

Lo dejo. Ya no aguanto un minuto más. Llevamos años así y pensaba de verdad que podía con ello, me había hecho a la idea de que esto no iba conmigo. Y de repente una palabra y ya no soy capaz de volver a la calma, de respirar lento y que sirva para algo. Bueno,... Leer más →

De finales y principios. Lo inesperado

Ayer, gracias a una amiga, asistí a un encuentro llamado El nudo materno. Maternidad y escritura en el que varias escritoras compartieron fragmentos sobre cómo habían sentido ellas diferentes fases y aristas de su propia experiencia de maternidad. Fue emocionante y duro. Y también esperanzador y precioso. Se habló de maneras de querer, se leyó,... Leer más →

Conversación 1: La rueda

Ella: - Tía, yo te digo una cosa: Estoy a esto de romper con todo. Yo: - ¿Cómo de romper con todo? Ella: - Pues mira, que me despierto agotada y lo primero que pienso es: “Mañana me acuesto antes”, es decir, me levanto y lo primero que me viene a la cabeza es acostarme,... Leer más →

Paso a paso

No soy una persona religiosa. O, en todo caso, no creo que esa palabra defina mi vida espiritual. Sea como sea, no soy alguien de iglesia ni de misa ni de liturgia, y aquello en lo que creo no cabe en este post. Pero llega la Semana Santa y, lo confieso: me hacen ilusión las... Leer más →

Fondo de armario

Estoy intentando no volverlo a hacer. Esta vez son unos botines color vino y realmente me gustan. Tienen tacón alto. Y también plataforma para que no me tambalee, y cuero y una mitad de ante que los hace distintos en mi maraña de zapatos idénticos. Abro el armario y los miro desde arriba, con la... Leer más →

Lo que dejamos de hacer

Aviso: acabo de ver La La Land (La ciudad de las estrellas). Y no solo soy carne de musical, sino que además cuando una parte de una peli o un libro me gusta mucho, tiendo a obviar las que no me han gustado nada. Total, que (espero que esto no se considere ya spoiler), con... Leer más →

Su bebé, gracias

El otro día estaba ordenando el armario del baño. Pasa de vez en cuando, pero cuando pasa me vuelvo loca tirando restos de jabones, champús caducados, muestras de perfume, cremas empezadas hace mil años... ¡¡¡Para, para, para!!! ¡¿Acabas de tirar el purelán?! Volví a la basura. Metí la mano y rescaté el tubo amarillo para devolverlo... Leer más →

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: