Guardar la nieve

La primera vez que vi la nieve la metí en un tupper. No toda, claro, pero sí la suficiente como para alargar el tiempo y seguir jugando con esa mínima nevada lo poco que aguantó en el congelador de casa. Recuerdo las manos frías y me veo sentada en el suelo de la cocina con el... Leer más →

Escapada

Cerró la puerta del baño y arrastró con ella un montón de juguetes. Piezas de puzle, brazos de plástico y cubos de madera se quedaron amontonados al otro lado. En otro mundo. Abrió el grifo y reprimió un conato de atragantamiento, pues también había abierto la boca; una bocanada como de respirar porque hasta ese... Leer más →

Me he tragado un gilipollas

“Los errores y las esperanzas rotas nos ayudan a completar el estado adulto”. Lo decía George Steiner en una entrevista para Babelia de hace poco más de un año. Y a mí me lo sigue diciendo cada vez que me encuentro con ese recorte en forma de apunte en mi libreta. Hablaba en aquella entrevista,... Leer más →

Despedida

Me picó un pez venenoso. Di un paso, dos y al otro su púa, la primera o la última de las tres que tenía, se me inyectó en la planta del pie. Un veneno sutil pero certero que hizo que la punzada se repitiera, picante y pesada hasta el puesto de la Cruz Roja y... Leer más →

Conversación 3: Despacito

Un niño como de un año y de andares torpes, por recién estrenados, se emociona al ver a una niña de año y medio y bastante solvente ya en ese terreno. Corre sonriente hacia ella con los brazos abiertos y ella le mira seria, prevenida. Papá de niño efusivo: - Hijo, hijo... Ten cuidado, trátala... Leer más →

Todas las casas

Estaba vacía pero era la misma. El gresite más verde que azul para ella y más azul que verde según su hermano mayor, puntilloso; la forma de riñón, como la describían siempre sus padres en las reuniones con amigos, un cacahuete en su cabeza de niña sin muchas lecciones de anatomía. Ahí estaba, inconfundible: el... Leer más →

El nudo materno. De finales y principios II

De esto que os conté hace unos meses salieron una lista de libros y muchas ganas. Hablaba en aquel post de El nudo materno, un encuentro organizado por la periodista y escritora Carmen G. de la Cueva sobre escritura y maternidad. Ayer, algunas de las autoras ya presentes en la anterior ocasión -María Folguera, Nuria Labari... Leer más →

Tenemos que hablar de lo nuestro

Pero de lo nuestro nuestro. De lo que pasa cuando no hay nadie más que nosotros dos. Tú y yo. De cómo nos tratamos y cómo nos hablamos. Creo que es importante que nos paremos a pensar y a mirarnos un rato. Que esto pare un momento y siga como tiene que seguir. A mí... Leer más →

Una sola

Para ti será una tontería. Antes también lo era para mí. Una vez cada cinco o seis días por lo menos lo hacía, de manera mecánica, con prisa; con parsimonia y pereza a veces si me pillaba a la vuelta del trabajo, al final del día ya cansada, apoyándome contra la máquina, pulsando cada botón de... Leer más →

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: